El Buque Hospital Usns ‘Comfort’ continuará con La misión por América
www.asifue.com.co - www.asifue.com.co - www.asifue.com.co - www.asifue.com.co -


Libis Alomía Torres es una mujer de 35 años de edad, madre de cuatro hijos a quien la vida le ha puesto como dice ella “bastantes pruebas y obstáculos por delante”, se gana la vida en actividades de cocina para personas que se dedican a la minería artesanal, oficios varios o como ella lo narra en el “rebusque”.

Juan Carlos Grueso Alomía es su cuarto hijo, tiene ocho años, nació de siete meses, de un embarazo gemelar, con problemas de anemia, corazón, paladar hendido y labio leporino.

Eran dos niños, cuenta Libis en medio de la nostalgia, uno fallece a los días de nacido a falta de sangre y recursos económicos para suplir las necesidades básicas y médicas.

El otro ‘Juancho’ como le dicen de cariño en las esferas de Buenaventura en el pacifico, fue remitido a Cali a los días de nacido donde le practicaron una cirugía de corazón por un soplo diagnosticado.

Juancho es un niño lleno de vida y alegría, y eso lo refleja en cada uno de sus gestos; hoy cursa primer año de escolaridad en un colegio de Buenaventura, cuando tenía menos de un año de vida le practicaron su primera cirugía de labio leporino, con la que se logró facilitar su respiración y por ende mejorar sus condiciones de vida.
 
Pese a las malas condiciones económicas de su madre, ‘Juancho’ debía quedarse en casa al cuidado de sus tres hermanos mientras Libis conseguía para el sustento diario.

CONSTRUYENDO UNA SONRISA
Sonrisas a bordo del Buque COMFORT
Julio 23 de  2015
Inicio  Quienes Somos Videos
Periódico On line
Especiales TV.
Emisora On line
Contáctenos 
Artistas
© Copyright 2014 Asi Fue Noticias - All Rights Reserved
MOTO RUTA DE AGUINALDOS 2014
MOTO RUTA DE AGUINALDOS 2014
Así transcurrieron tres años y ‘Juancho’ ingreso al programa “Operación Sonrisa” donde le practicaron su segunda cirugía, a partir de este momento y con una nueva luz en su vida, el tratamiento queda parado por falta de recursos económicos. De esta manera transcurren los años entre juegos y letras para Juan Carlos mientras su madre consigue como continuar el tratamiento de su pequeño,  a quien anhela ver como médico u abogado comenta entre risas.

“Hace dos semanas me enteré de que venía un barco a operar a las personas y me puse a la tarea de ver si era posible que Juan Carlos accediera a esta oportunidad”, No fue fácil, comenta Libis Alomía, ‘yo debía salirme de la mina donde estaba cocinando’  y sacar dinero prestado para  venir a hacer las vueltas, estando allá le pedía a Dios que me hiciera el milagro, pues para acceder daban unas manillas y casualmente una señora se salió de la fila y me la regalo para mi hijo’.
Fue así como pudo lograr la tercera cirugía, esta vez le sacaron parte de un hueso de la cadera para hacerle un injerto en su paladar y así reconstruirle.

Juan Carlos es un niño muy fuerte, tiene la madurez de alguien cronológicamente mayor nada le queda grande, tiene una valentía increíble, nos dejó perplejos con su madurez, afirma el Capitán de Navío de la Armada de los Estados unidos Doctor Miguel Cubano, quien compartió con el Comando Conjunto No 2 “Sur Occidente” su maravillosa experiencia a bordo del buque USNS COMFORT el segundo buque hospital más grande del mundo, quien además lleva sangre colombiana.
Villegas se une a Armintage en un acuerdo Programático por
la Alcaldía de Cali
Linda Castrillon
Prensa Comando Cto Pcific
“Esta misión es para nuestros hermanos Colombianos y creemos que nada genera más satisfacción que trabajar por la comunidad, una población tan vulnerable como la de Buenaventura en el Pacifico Colombiano”.

Por ahora, Juan Carlos tendrá que esperar unos años más y seguir en control hasta que se presente una oportunidad como esta, le quedan varias cirugías más hasta que cumpla sus 18 años y puedan hacerle reconstrucción de nariz, afirma su madre.
Los más de Mil tripulantes entre Militares Americanos y Voluntarios, del buque ‘Comfort’ seguirán entregando alegría en cada paciente atendido y obra entregada
Para los médicos del Buque, historias como la Juan Carlos y su madre lo son todo, no hay nada más gratificante reitera el Doctor Miguel Cubano, quien además tiene un arraigo especial por Colombia, su madre es Bugueña y su esposa oriunda de Cali, por lo que lleva sangre Colombiana y ese sentimiento de patria a flor de piel y quien afirma con voz entre cortada y sentido de pertenencia que “el único peligro de venir a Colombia es no quererse ir”, este país hay que conocerlo para quererlo, este país es lindo, es una patria de la cual todos debemos sentirnos orgullosos.
Un niño colombiano recupera su sonrisa y calidad de vida
Médicos y tripulación entregan lo mejor de sí en cada caso, en busca de su recuperación